@ La otra revista, México, 2011.

Fuera de las vacilaciones propias de un despegue literario, en los poemas de este volumen se asoma una voz propia que se mezcla con una visión certera del mundo circundante. Sus textos más recientes acusan una temprana depuración del lenguaje, con metáforas precisas y exentas de retórica. Teixidor se sirve de un tono en apariencia confesional para lanzar una mirada desde adentro, ausente de lamentaciones y de cualquier reivindicación de la mal llamada literatura de género. Los poemas de Rosa exploran la oscuridad de la condición humana para luego abrirse a la luz y volver como entes a la fuente de nuestro origen: la naturaleza. Poesía la suya cargada de símbolos y enraizada en los mitos, imágenes de sobra conocidas, pero transformadas en su trabajo poético por una vigorosa imaginación literaria.